Modulado 3.0

if (bored) try { while ( ! ( this.succeed() )) } catch ( IhaveSoMuchTimeException e) {};

Archivos en la Categoría: Internet

OnLive Beta: juegos en la nube

Cada día la evolución de Internet se hace más notable, apareciendo novedosos servicios y ofreciendo nuevas posibilidades que hace unos años eran impensables. Está claro que los servicios y aplicaciones en la nube (o cloud computing) que van saliendo al mercado cada vez ofrecen un sin fin de posibilidades tanto a los usuarios como a las empresas que abren nuevos horizontes. Servicios como el de Spotify para poder escuchar música sin tener que descargarla o el servicio de películas en HD de iTunes y otro sin fin de estos que ofrecen ver o escuchar directamente desde Internet, de forma gratuita o pagando pequeñas cantidades de dinero.

Pero, ¿Y que hay respecto a los juegos? ¿Imagináis poder jugar desde tu televisor HD sin necesidad de tener que instalar nada? Pues bien, OnLive pretende lanzar un servicio de demanda de video juegos mediante streaming que desde mi punto de vista es revolucionario, pero no penséis que se trata de los típicos juegos chorra en flash, hablo de una importante lista de juegos tales como F.E.A.R. 2, Grid, Crysis Warhead, Unreal Tournament 3, etc.

Por el momento el proyecto está en fase Beta (os podéis apuntar al programa de Beta tester aquí) pero seguro que nos sorprenderán muy pronto como lo ha hecho el famoso Spotify.

Enlace original vía gizmodo: OnLive Beta Now Streaming Spectacular Games to Crappy PCs/Macs.

Aprende a gestionar tus contraseñas

Después de leer un interesante artículo que revela que el 33% de los usuarios en Internet usa la misma contraseña para todo, y de leer los comentarios de algunos de los lectores a ésta entrada, me he percatado que algunos no saben que existen herramientas eficaces para la gestión de éstas, y otros, creen que las contraseñas que usan son lo suficientemente seguras, ¿realmente lo son?. Por eso he decidido escribir unos cuantos consejos para aquellos que aún no tienen claro como gestionar las contraseñas de los sitios y servicios que visitan a diario.

  1. Usar herramientas. Por suerte, hoy en día contamos con una gran selección de herramientas que nos facilitan el trabajo a diario. Herramientas tanto de pago como gratuitas. En éste caso hablo de KeePass -aunque también mencioné en una entrada anterior PasswordSafe-. Con KeePass, además, podrás generar también contraseñas bastante seguras que no tendrás que memorizar. Lo único que tendrás que guardar en tu memoria será una contraseña maestra para proteger el resto de contraseñas.
  2. Usar el sentido común. Que nosotros no seamos capaces de prever los riesgos de usar la misma contraseña para todo, o que nunca nos haya pasado nada, no quiere decir que no exista la posibilidad de riesgo. Por lo tanto, educarse a adquirir buenos hábitos teniendo en cuenta que cada vez son más los servicios online que usamos no es ningún disparate.
  3. Tener una copia de seguridad. Puesto que se supone que vamos a guardar una pequeña base de datos cifrada con nuestras contraseñas es muy importante tener una copia de seguridad, ya sea en un pendrive, en un servicio online, o enterrado bajo tierra en tu jardín -el método que uses es indiferente, sólo asegúrate de que al menos sea práctico-.
  4. La Criptografía es tu amiga. Tener unas nociones cuanto menos básicas de criptografía te ayudará a orientarte mucho mejor a la hora de tomar decisiones en cuanto a que métodos utilizar y cuales no. Comprenderás por qué algunas de las contraseñas que usas son potencialmente peligrosas y por qué debes preocuparte en usar métodos seguros. Además, cuando hables con tus amigos/as y/o compañeros/as de trabajo sobre estos temas te aseguro que de repente te verán mas sexy.
  5. La ignorancia no siempre es la felicidad.  Preocuparse por intentar entender el funcionamiento de las cosas -sobre todo aquellas que usamos de forma cotidiana- no sólo te convertirá en una persona precavida, si no que te ayudará a evitar que el momento felicidad derivado de no tener ni puta idea de lo que ocurre a tu alrededor, desaparezca cuando recibas una notificación de que alguien ha estado usando tus datos personales para hacer algo ilícito.

¿Cómo de seguras son tus contraseñas?

Muchos nos sentimos a menudo muy orgullosos de nosotros mismos cuando ideamos la forma de generar una contraseña que, a nuestro parecer, es completamente indescifrable, y además, muy fácil de recordar. Hay algunas formas muy extendidas que aunque no son la panacea en cuanto a seguridad, digamos que cumplen con su función a la hora de generar nuestras contraseñas, evitando a ser posible del tipo nombres propios, fechas, etc.

Si citamos por encima los tipos de prácticas más extendidas, podemos hablar para empezar de la gente que usa tipos de escritura ofuscados -como puede ser lo que denominan algunos 1337 o leet (de Elite)- que consiste en cambiar números por ciertas consonantes o vocales, creando palabras como C4r0n73 (Caronte), que obviamente analíticamente hablando dan un pequeño porcentaje de seguridad a la hora de romperlo, pero que con un simple diccionario que haga los mismos cambios el resultado puede ser desastroso. Otros, en cambio lo que hacen es generar secuencias de caracteres usando la primera letra de una cita famosa, o un poema, el principio de alguna novela… Por ejemplo “En un lugar de la mancha de cuyo nombre no quiero acordarme…”. Así pues, obtendríamos una cadena tal que así: euldlmdcnnqa. Podemos si queremos alternar mayúsculas y minúsculas si queremos, pero aún así esta cadena de texto aunque es bastante más segura como contraseña que nuestra fecha de nacimiento, o el nombre de nuestro gato (Micky), sigue siendo analíticamente hablando una contraseña fácil de romper.

 

Very Weak

Test your passwordsTambién hay gente que se toma ciertas molestias y se idean la forma de crear una contraseña medianamente segura, usando números, letras (con mayúsculas y minúsculas) y algún que otro símbolo. Para entenderlo mejor pondré un ejemplo usando datos personales:

 Carlos, está casado con María. Carlos nació en 1977 y María en 1981. Tiene dos hijos, Jorge que nació en el 2002 y Ana a finales del 2003. Carlos suma los dígitos de cada año de nacimiento hasta que queda un sólo numero: 1977 -> 24 -> 6; 1981 -> 19 -> 10 -> 1. 2002 -> 4; 2003 -> 5. Ya tiene los 4 primeros dígitos de su contraseña, que los une usando el símbolo ingles & (and) puesto que son marido y mujer, con lo que obtiene los siguientes 5 dígitos: C6&M1. Ahora, como son una familia le añade a la fórmula a sus dos hijos, Jorge y Ana, con los correspondientes dígitos que ha obtenido de las sumas, con lo cual, la contraseña de Carlos ha quedado tal que así: C6&M1+j4>a5.

Carlos ha usado el + y > que obviamente tienen una traducción rápida, Carlos y María más sus hijos (Jorge mayor que Ana) = su familia, algo que seguro no se le olvidará jamás.

Obviamente, si analizamos la contraseña que hemos generado con el ejemplo de Carlos podemos ver que se trata de una contraseña bastante mejor que las que he citado anteriormente: 10 dígitos, números, letras con sus correspondientes mayúsculas y minúsculas y algún que otro símbolo. Está claro, que cuando hablamos en términos de seguridad, uno no puede decir que un sistema es fiable al 100%. Siempre hay algo que se nos escapa, factor humano, técnico, cualquiera de esas situaciones ya tipificadas que no mencionaré ahora, pero que obviamente, cuando hablamos de nuestras contraseñas, ya sean de nuestros correos o de cualquier servicio que usemos por internet, nunca está de más tomarse ciertas molestias en intentar no caer en esos errores comunes -muchas veces por pereza y desgana, otras por exceso de confianza- que todos cometemos.

Si quieres comprobar que tan fuertes son tus contraseñas puedes probar a introducirlas en The Password Meter