Modulado 3.0

if (bored) try { while ( ! ( this.succeed() )) } catch ( IhaveSoMuchTimeException e) {};

Libertad

Después de casi seis años usando una cuenta de hotmail (y messenger) anoche al fin la cancelé. Esto significa que ya no recibiré más correos metralla (dícese de estos correos masivos que si no los reenvías a un numero indefinido de contactos tu suerte podría tornarse oscura y caerían sobre ti una serie indefinida de maleficios y desgracias), ni más coñazos dando la brasa por el dichoso Messenger, bombardeando con lluvias de emoticonos cuasi-epilépticos, ni tener que activar un módulo mental para entender el idioma Pokemon, o incluso aquell@s que una vez escrita su frase, si lo analizas con detenimiento te das cuenta que parece que estás leyendo un panel  de la Ruleta de la fortuna y te dan ganas de comprar una vocal.

Con este acto sacrílego para muchos, me libero por una acción divina de inspiración de otro servicio inútil (al menos para mi :P). Amen.

Tolerancia

De todos es sabido, que el gran archienemigo de la comunidad linuxera es Microsoft. Si existe un grupo extremista con ideas acérrimas cuyo estandarte es la libertad, esa es la comunidad de usuarios de linux. Pero, después de tantos años formando parte de este meollo, si he aprendido algo es precisamente que la tolerancia es una ecuación que va directamente proporcional a la ignorancia. No digo con esto, que todos estos intolerantes del software privado sean unos ignorantes, pero si creo que todos en cierta medida nos dejamos influenciar -al menos al principio- por el entusiasmo de formar parte de algo tan revolucionario. Como usuario de linux que soy (y nótese que lo escribo en minúsculas), he aprendido mucho de ésta gran comunidad. He aprendido lo suficiente cómo para poder arrojar un poco de mierda claridad al asunto.

Si tuviéramos que hacer un cálculo para catalogar a los diferentes tipos de usuarios de linux, nos llevaríamos una gran sorpresa. Obtendríamos un bajo número de usuarios puristas, férreos con sus ideas de software libre, colaboradores constantes en el desarrollo de aplicaciones, aportando bastantes cosas a dicha comunidad, y luego, tendríamos el resto. Éste resto es el conjunto importante, que dicho de una forma suave, sería un compendio de haraganes, cuya única función en la comunidad es: 1º quejarse de los productos de Microsoft (que se supone que no usan) y 2º quejarse de que los productos por los cuales no pagan, no son de calidad. Y he aquí la gran hipocresía en todo esto. Por que durante bastante tiempo vi mucho linuxero radical quejarse de Microsoft, pero lo más gracioso es que luego los veías por foros o canales de irc preguntando como hacer funcionar el photoshop con wine, o el famoso cliente de irc mIRC, o incluso algunos ¡hasta el explorer! Y es que aquí hablamos de tener mucha jeta, por que ya no hablamos de temas religiosos ni políticos, hablamos de temas económicos. Por eso voy a lanzar una pregunta: ¿Cuantos de los que tanto odiáis a Microsoft y ahora proclamáis el uso del software libre estaríais dispuestos a pagar por un producto de software libre? Ésta para empezar, que no necesito muchas respuestas, pues la verdad, muy pocos pagarían, ya que la característica fundamental que les atrae de todo esto es que es GRATIS.

Éste grupo de usuarios, tiene una característica común, (lo que en el lenguaje de los bofh se conoce como lusers) y es que son usuarios frustrados que van saltando de plataforma achacando la culpa del mal funcionamiento a ésta, y no a su propia torpeza. En el fondo, a mi me ha costado ser consciente de lo estúpido que era ese odio hacia microsoft, si no te gusta, no lo uses y punto. Pero, hay mas miga en este asunto, y como no, mucha mas hipocresía. Y he aquí la PREGUNTA: ¿Cuantos de vosotros usáis formatos libres de compresión (ogg, png, etc) pagáis por la música que escucháis, las películas que veis, por los juegos a los que jugáis…? Y es que resulta casi cómico, digno de una comedia de A3 a las 15:30 del medio día, tanta pancarta proclamando libertad cuando en sus oscuros rincones tienen tanto mp3, tanto divx, y tanto porno en jpg…

Por eso mismo, prefiero ser tolerante y coherente a convertirme en un intransigente ignorante. Y no diré nada más.

La increible historia del equipo Hoyt

De toda la metralla que me llega al correo, hoy por primera vez en muchos años me ha llegado un vídeo con el que me he quedado helado, realmente conmovedor. Se trata de un video de Dick Hoyt y su hijo Rick Hoyt, de Massachusett, conocidos como el Team Hoyt. Rick, sufre de una parálisis parcial en su cuerpo que le impide apenas moverse y hablar debido a una complicación en el parto. Al nacer, el cordón umbilical se enrolló en su cuello dejando sin oxígeno su cerebro.

Lo realmente asombroso de esta historia padre e hijo, es que durante mucho tiempo ambos han participado en varias maratones y triatlones, todo un claro ejemplo de superación personal y amor entre un padre y su hijo.

Podría dar más detalles de esta historia que realmente me ha llegado al alma, pero creo, que como se dice comunmente, una imagen vale más que mil palabras.

La história de este dueto padre-hijo (en inglés): Team Hoyt.

Video ganador del concurso ‘We’re Linux’

Al igual que los anuncios de “I’m a Mac” o “I’m a PC” (“Yo soy un Mac” o “Yo soy un PC”, de Apple y Microsoft respectivamente), The Linux Fundation lanzó en diciembre un concurso que consistía en animar a los entusiastas de Linux a crear videos de 1 minuto que explicaran que signigica para ellos además de convencer a otras personas a que usen Linux.

El video What does it mean to be free? (¿Qué significa ser libre?) ha sido elegido como ganador de entre los noveinta participantes del concurso. Amitay Tweeto, joven diseñador israelí de 25 años gozará del suculento premio de poder participar en el Simposium que se celebrará en Tokyo en Octubre del 2009.

Os dejo también los enlaces de los dos videos finalistas que han ocupado el segundo puesto del concurso:

Enlace original | Linux Fundation announces “We’re Linux” Winner.

8 motivos que convierten a Linux en un gran sistema operativo

Es muy normal encontrar usuarios que  a causa de la frustración, llámese Windows Vista o cualquier otro producto de Microsoft, se vean obligados a buscar una alternativa. Este no es mi caso. Yo he sido (y soy) un usuario orgulloso de Linux desde la época de explendor de la vieja Slackware, cuando muy pocos se atrevian a pelearse con este “novedoso” sistema. Por esa misma razón me gustaría compartir mi experiencia con esta lista de 8 razones -aunque en realidad sólo sean 7- por las cuales pienso que Linux es un gran sistema operativo.

  1. La comunidad: Seguramente, una de las razones más atractivas. El conjunto de usuarios -tanto profesionales como domésticos- que engloban la comunidad de Linux es probablemente de las más enriquecedoras. Blogs, foros, listas de correo, portales de desarrollo, etc. Una fuente de riqueza en información y colaboración.
  2. Software: Entender esta parte es algo más que una filosofía de vida como algunos lo llaman. Entender que tienes a tu disposición una cantidad de aplicaciones y proyectos en los que puedes participar abiertamente (tanto si eres programador como no) y compartir los beneficios con otros usuarios (o simplemente beneficiarte de ellos) realmente no tiene precio -ni mastercard ni todo lo demás-. Y además, la palabra mágica, GRATIS.
  3. Variedad: Si hacemos una búsqueda a lo grande en distrowatch obtenemos una lista de 300 distribuciones para diferentes tipos de uso. LiveCD, escritorio, servidor… ¿Algo que decir al respecto?
  4. Productividad: Con Linux podemos,  usar nuestro ordenador como una estación de trabajo. Montar un servidor casero, ya sea un NAS (Network Attached Storage), un media center, nuestro servidor web para nuestro Blog, etc. Podemos tener al alcance de nuestros dedos infraestructuras dignas de grandes empresas a bajo coste, sin necesidad de invertir dinero (o sí) en licencias para Software.
  5. Reciclaje: Normalmente, la gente en cuanto el Windows empieza a ir a tirones, o bien actualizan el hardware o mandan el PC a la basura porque se ha quedado obsoleto. Nosotros podemos reciclar estos equipos viejos y es precisamente de lo que hablaba en el punto 4. Puedes montar un router casero, o un punto de acceso, o simplemente dejar un terminal tonto para monitorear uno de tus servidores… etc, etc, etc.
  6. Escalabilidad: ¿Alguna vez has soñado con tener tu propio supercomputador? Pues siguiendo el punto 5, si reciclamos, sólo necesitamos un buen switch e ir conectando nuevos nodos a tu red, ¿Y que es lo que tenemos? Un cluster.
  7. Shell Scripting: Todo aquello que hayas imaginado, y seguramente, todo aquello que probablemente no seas capaz de imaginar puede hacerse con un shell script. Y si no, para eso esta python.
  8. Y por último, la razón de más peso, y es que no hay sólo 8 motivos, existen tantas y tantas razones que seguramente he pasado por alto las más importantes. Como el soporte de una cantidad abundante de sistemas de ficheros, la estabilidad, la seguridad, la comodidad a la hora de actualizar el sistema -si usamos debian o derivados- y un largo etc. Por esa misma razón lo que espero es que no pierdas más el tiempo y salgas ahí a fuera a buscar tus propias razones para amar -como todos nosotros amamos- al pingüino.

¿Tu también piensas que es un gran sistema operativo?

Españoles… estamos jodidos!

No se habla de otra cosa que de la elección de la nueva ministra de cultura, Ángeles González-Sinde (Sindescargas, como la han bautizado  vía twitter). Por el momento, lo único que podemos sacar en claro de éste asunto, es el total y absoluto DESACUERDO de la sociedad internauta española contra las medidas del govierno de ZP, que en mi pobre y modesta opinión respecto a temas políticos, son de lo más desacertadas.

Por el momento me quedo con la lectura -que recomiendo encarecidamente- de los siguientes artículos que hablan del tema en concreto:

Seguiremos atentos al transcurso de esta Telenovela protagonizada por un partido político que se hace llamar socialista y que va en contra del pueblo,  la SGAE -también conocida como los chicos de detrás de la cortina- y el resto de canta mañanas que se siguen aferrando a la teta, para poder seguir viviendo del cuento.

Me gusta, no me gusta

Me ha encantado el “me gusta, no me gusta” de wedgelog. Además, hace un tiempo que tengo el blog bastante abandonado y he decidido hacer mi propia lista, no sin agradecerle al autor el momento de inspiración.

Me gusta

… pasear, sólo o acompañado.
… tener la mente ocupada.
… tener detalles con la gente a la que aprecio.
… la gente de la que puedes aprender algo nuevo.
… una buena cerveza fresquita después de un duro día de trabajo.
… reirme y hacer reir.
… perderme entre las páginas de un buen libro.
… concentrarme en cosas prácticas y sentir que aprobecho el tiempo.
… emocionarme, con un libro, con una película, con una canción, con las palabras de alguien…
… pensar y reflexionar sobre cualquier cosa.
… una buena conversación.
… el momento del día que repaso la actualidad en el reader.
… descubrir nuevas inquietudes e intereses.
… pasar tiempo con mis amigos.
… hacer deporte.
… saber que hay tantas cosas que me gustan que esta lista sería casi infinita.

No me gusta

… que me hagan perder el tiempo.
… que me formulen preguntas estúpidas.
… la gente que va de víctima.
… Microsoft.
… la falta de educación y respeto.
… la televisión, especialmente Gran Hermano.
… que me tomen el pelo.
… no saber que decir en el momento apropiado.
… los simios mal adiestrados, vease Homo Cretinus.
… el cine español.
… que me intenten convencer de algo.
… tener que convencer.
… cometer el mismo error varias veces.
… un trabajo mal hecho.
… la desgana.

Aprende a gestionar tus contraseñas

Después de leer un interesante artículo que revela que el 33% de los usuarios en Internet usa la misma contraseña para todo, y de leer los comentarios de algunos de los lectores a ésta entrada, me he percatado que algunos no saben que existen herramientas eficaces para la gestión de éstas, y otros, creen que las contraseñas que usan son lo suficientemente seguras, ¿realmente lo son?. Por eso he decidido escribir unos cuantos consejos para aquellos que aún no tienen claro como gestionar las contraseñas de los sitios y servicios que visitan a diario.

  1. Usar herramientas. Por suerte, hoy en día contamos con una gran selección de herramientas que nos facilitan el trabajo a diario. Herramientas tanto de pago como gratuitas. En éste caso hablo de KeePass -aunque también mencioné en una entrada anterior PasswordSafe-. Con KeePass, además, podrás generar también contraseñas bastante seguras que no tendrás que memorizar. Lo único que tendrás que guardar en tu memoria será una contraseña maestra para proteger el resto de contraseñas.
  2. Usar el sentido común. Que nosotros no seamos capaces de prever los riesgos de usar la misma contraseña para todo, o que nunca nos haya pasado nada, no quiere decir que no exista la posibilidad de riesgo. Por lo tanto, educarse a adquirir buenos hábitos teniendo en cuenta que cada vez son más los servicios online que usamos no es ningún disparate.
  3. Tener una copia de seguridad. Puesto que se supone que vamos a guardar una pequeña base de datos cifrada con nuestras contraseñas es muy importante tener una copia de seguridad, ya sea en un pendrive, en un servicio online, o enterrado bajo tierra en tu jardín -el método que uses es indiferente, sólo asegúrate de que al menos sea práctico-.
  4. La Criptografía es tu amiga. Tener unas nociones cuanto menos básicas de criptografía te ayudará a orientarte mucho mejor a la hora de tomar decisiones en cuanto a que métodos utilizar y cuales no. Comprenderás por qué algunas de las contraseñas que usas son potencialmente peligrosas y por qué debes preocuparte en usar métodos seguros. Además, cuando hables con tus amigos/as y/o compañeros/as de trabajo sobre estos temas te aseguro que de repente te verán mas sexy.
  5. La ignorancia no siempre es la felicidad.  Preocuparse por intentar entender el funcionamiento de las cosas -sobre todo aquellas que usamos de forma cotidiana- no sólo te convertirá en una persona precavida, si no que te ayudará a evitar que el momento felicidad derivado de no tener ni puta idea de lo que ocurre a tu alrededor, desaparezca cuando recibas una notificación de que alguien ha estado usando tus datos personales para hacer algo ilícito.

¿Cómo de seguras son tus contraseñas?

Muchos nos sentimos a menudo muy orgullosos de nosotros mismos cuando ideamos la forma de generar una contraseña que, a nuestro parecer, es completamente indescifrable, y además, muy fácil de recordar. Hay algunas formas muy extendidas que aunque no son la panacea en cuanto a seguridad, digamos que cumplen con su función a la hora de generar nuestras contraseñas, evitando a ser posible del tipo nombres propios, fechas, etc.

Si citamos por encima los tipos de prácticas más extendidas, podemos hablar para empezar de la gente que usa tipos de escritura ofuscados -como puede ser lo que denominan algunos 1337 o leet (de Elite)- que consiste en cambiar números por ciertas consonantes o vocales, creando palabras como C4r0n73 (Caronte), que obviamente analíticamente hablando dan un pequeño porcentaje de seguridad a la hora de romperlo, pero que con un simple diccionario que haga los mismos cambios el resultado puede ser desastroso. Otros, en cambio lo que hacen es generar secuencias de caracteres usando la primera letra de una cita famosa, o un poema, el principio de alguna novela… Por ejemplo “En un lugar de la mancha de cuyo nombre no quiero acordarme…”. Así pues, obtendríamos una cadena tal que así: euldlmdcnnqa. Podemos si queremos alternar mayúsculas y minúsculas si queremos, pero aún así esta cadena de texto aunque es bastante más segura como contraseña que nuestra fecha de nacimiento, o el nombre de nuestro gato (Micky), sigue siendo analíticamente hablando una contraseña fácil de romper.

 

Very Weak

Test your passwordsTambién hay gente que se toma ciertas molestias y se idean la forma de crear una contraseña medianamente segura, usando números, letras (con mayúsculas y minúsculas) y algún que otro símbolo. Para entenderlo mejor pondré un ejemplo usando datos personales:

 Carlos, está casado con María. Carlos nació en 1977 y María en 1981. Tiene dos hijos, Jorge que nació en el 2002 y Ana a finales del 2003. Carlos suma los dígitos de cada año de nacimiento hasta que queda un sólo numero: 1977 -> 24 -> 6; 1981 -> 19 -> 10 -> 1. 2002 -> 4; 2003 -> 5. Ya tiene los 4 primeros dígitos de su contraseña, que los une usando el símbolo ingles & (and) puesto que son marido y mujer, con lo que obtiene los siguientes 5 dígitos: C6&M1. Ahora, como son una familia le añade a la fórmula a sus dos hijos, Jorge y Ana, con los correspondientes dígitos que ha obtenido de las sumas, con lo cual, la contraseña de Carlos ha quedado tal que así: C6&M1+j4>a5.

Carlos ha usado el + y > que obviamente tienen una traducción rápida, Carlos y María más sus hijos (Jorge mayor que Ana) = su familia, algo que seguro no se le olvidará jamás.

Obviamente, si analizamos la contraseña que hemos generado con el ejemplo de Carlos podemos ver que se trata de una contraseña bastante mejor que las que he citado anteriormente: 10 dígitos, números, letras con sus correspondientes mayúsculas y minúsculas y algún que otro símbolo. Está claro, que cuando hablamos en términos de seguridad, uno no puede decir que un sistema es fiable al 100%. Siempre hay algo que se nos escapa, factor humano, técnico, cualquiera de esas situaciones ya tipificadas que no mencionaré ahora, pero que obviamente, cuando hablamos de nuestras contraseñas, ya sean de nuestros correos o de cualquier servicio que usemos por internet, nunca está de más tomarse ciertas molestias en intentar no caer en esos errores comunes -muchas veces por pereza y desgana, otras por exceso de confianza- que todos cometemos.

Si quieres comprobar que tan fuertes son tus contraseñas puedes probar a introducirlas en The Password Meter

Añade tus propios widgets al Dashboard

Una forma muy sencilla de añadir nuestros propios widgets al dashboard es usando el icono de recortar de Safari. tijerasPor ejemplo, algo que en mi opinión veo bastante útil, es el cajón de traducción de wordreference

SeleccionandoComo podemos apreciar en la imagen, es tan sencillo como seleccionar la parte de la web que deseamos añadir y a continuación pulsar en aceptar. 

El resultado, un nuevo widget en nuestro dashboard para traducir y buscar palabras en el diccionario con el soporte de varios idiomas. ¿Fácil verdad?

dashboard